Banner

ECUADOR CONDENA ACTOS BELIGERANTES DE FUERZA PÚBLICA DEL GOBIERNO NICARAGUENSE

QUITO,JUL.15( AgenciAne)._ Ecuador rechaza los actos beligerantes perpetrados por la fuerza públ...

RESTABLECEN MODELO DE CONTRATOS DE PARTICIPACION PARA EXPLORACION Y EXPLOTACION PETROLERA

QUITO,JUL.15 ( AgenciAne)._ Ecuador restablece el modelo de contratos de participación para la exp...

TESTIMONIO DE LA ULTIMA SEMANA DEL GOBIERNO DE ANASTACIO SOMOZA

Los hechos ocurridos antes del 20 de julio de 1979 en que terminó una de las dictaduras más viol...

TESTIMONIO DE LA ULTIMA SEMANA DEL GOBIERNO DE ANASTACIO SOMOZA

Los hechos ocurridos antes del 20 de julio de 1979 en que terminó una de las dictaduras más viol...

  • ECUADOR CONDENA ACTOS BELIGERANTES DE FUERZA PÚBLICA DEL GOBIERNO NICARAGUENSE

  • RESTABLECEN MODELO DE CONTRATOS DE PARTICIPACION PARA EXPLORACION Y EXPLOTACION PETROLERA

  • TESTIMONIO DE LA ULTIMA SEMANA DEL GOBIERNO DE ANASTACIO SOMOZA

  • TESTIMONIO DE LA ULTIMA SEMANA DEL GOBIERNO DE ANASTACIO SOMOZA

Lunes, 07 Mayo 2018 10:59

LAZOS INVISIBLES AFECTAN ALMA FAMILIAR: AMOR Y ODIO MOTORES SISTÉMICOS Destacado

Escrito por  AgenciAne

GUAYAQUIL,MAY.07 (AgenciAne)._ El amor y el odio son motores sistémicos regidos por leyes ocultas que afectan a todos los miembros de una familia.

 Myriam Mora Alvarado, Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 Se revela en los sistemas de familia que la rival más antigua es nuestra madre. De la misma forma que la violencia (abuso), infidelidad y el bendito corazón partido eternamente, se traduce en amores no resueltos de nuestros padres, abuelos o tal vez, y en muchos casos, los venerables bisabuelos que ni siquiera recordamos sus nombres.

 La cadena se extiende a las personas por las que aún suspiramos a escondidas y pensamos con agonía que pudimos haber sido más amados sino se hubiesen marchado.

 La pérdida de un hermano a temprana edad, los abortos, en especial los provocados, las injusticias realizadas en ambas direcciones, o las parejas previas de cualquier generación. Los secretos mejor guardados de la familia son el perfil idóneo para emprender la búsqueda inconsciente del por qué esto sucede.

 Para Carola Castillo, una psicóloga venezolana, experta en constelaciones sistémicas familiares, todo se encierra en encontrar la punta del iceberg, para lograr ese amor perfecto y bien ajustado, o lo que no se pudo concretar en nuestra historia.

 Todos pertenecemos a un sistema familiar al que estamos unidos energéticamente, incluso con los miembros que no están físicamente presentes, asegura Castillo, quien dicta talleres y trabaja en la terapia de las constelaciones familiares.

 Desde que nacemos, cada uno de nosotros forma parte de una red familiar que comparte una conciencia común. Una especie de “alma familiar” que une a los miembros de la familia, velando por los derechos de todos, aunque sus miembros no sean conscientes de ello.

 Cuando un miembro de la familia tuvo una suerte especialmente trágica, o fue olvidado, excluido o menospreciado, en generaciones posteriores se desarrollarán identificaciones e implicaciones sistémicas. Esto quiere decir que un miembro posterior de la familia cargará “inconscientemente” con la obligación de “recordar” a aquellos que fueron apartados de la familia (expulsados, despreciados, olvidados…) o sufrieron una suerte especialmente difícil y por eso no han sido reconocidos u honrados.

  La misma suerte

Castillo enseña que el miembro olvidado deja un “espacio vacío” que es percibido por el resto de la familia, aunque se trate de un abuelo o bisabuelo que nunca han conocido, y alguien de la familia posteriormente se sentirá movido a llenar ese lugar identificándose con el “excluido” y repitiendo impulsivamente su misma suerte.

 Explica que como todo sistema está regido por leyes invisibles, la alteración inconsciente de estas reglas hace que nos identifiquemos con nuestros antepasados, tomando responsabilidades que no son nuestras, que nos generan desgracias, suicidios, sufrimientos, enfermedad, soledad, fracasos.

 Debido a ello, los padres o los hijos asumen papeles que no les corresponden: el hijo hace de padre, el hermano mediano de primogénito, el abuelo de padre del nieto. Este desconcierto se convierte en continúo desasosiego.

Alicia de la Fuente, también experta en constelaciones familiares y terapia sistémica, indica otra forma de verlo: “ la presencia energética” de ese ser “olvidado” permanece en la familia como si fuera un fantasma, afectando trágicamente el destino de próximas generaciones, hasta que es reconocido e integrado en la “memoria familiar”.

 Coincide con Castillo que se considera excluido un integrante tempranamente fallecido que no es nombrado en el número completo entre hermanos, hijos, o alguien a quien la familia no quiere recordar. “Cada uno tiene un lugar, y es un bien para todos el reconocerlo”

 Como herencia

Asegura que por eso el “alma familiar” busca la solución, el equilibrio, a través de situaciones, dificultades, tragedias, que muchas veces se repiten por generaciones. En una familia por ejemplo los que recuerdan, lo consideran como algo que tiene que volver, como una herencia, y no buscan el sentido o raíz del problema, que está en las generaciones de los abuelos, bisabuelos o tatarabuelos; no se dan cuenta que esto es lo que afecta al sistema de relaciones de familia, de pareja o laboral.

 Las investigaciones realizadas por Bert Hellinger, parecen confirmar que la conciencia familiar intenta compensar las injusticias sufridas por los miembros de las generaciones anteriores. Esta conciencia se encarga, por decirlo de alguna manera de darles el lugar que les fue negado, y que se lo logra cuando uno de los miembros decide buscar el origen de todo y acude a una terapia.

 Las constelaciones

El trabajo se realiza en grupos: la persona que quiere constelar, elige entre los participantes del grupo representantes para los miembros de su familia, incluyendo uno para sí mismo. Luego los posiciona en un espacio guiada por su intuición, relacionándose unos con otros. A partir de ese punto y tomando en consideración los sentimientos de los representantes, el coordinador hace los cambios necesarios, permitiendo que surja la dinámica oculta. Luego sigue ordenando el sistema hasta llegar a una imagen de solución.

Mediante frases curativas o ritos de lenguaje corporal, se eliminan los “desórdenes” y todos los miembros de la familia recuperan el lugar que le corresponde. De esta manera equilibrada, el amor se transforma en una fuerza vital.

Al constelar su historia la persona tiene la oportunidad de liberarse de sufrimientos, culpas y obligaciones inconscientes que se transmiten de generación en generación, iniciando un proceso de profunda sanación psíquica, física, trae paz y tranquilidad, asegura Carola Castillo.

 

Leer 121 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
You are here