Banner

EL ECUADOR SIN MINISTRO DE DEFENSA

Post 07 Mayo 2018 By AgenciAne In Editoriales

 Por Fernando Borja Gallegos

Luego de muchos años en que el gobierno ecuatoriano minimizó a las Fuerzas Armadas y encargó la conducción de ellas a improvisados seres que les animó como único objetivo debilitar a la Institución Militar.

El actual Presidente de la República, resolvió rectificar el absurdo y, por ende, designó Ministro de Defensa al General de División Oswaldo Jarrín, respetado oficial que se desempeñó como Director de la prestigiosa Academia de Guerra del Ejército, Instituto de Educación Superior que prepara a los futuros mandos de la Fuerza Terrestre. También fue Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y Ministro de Defensa en el período del doctor Alfredo Palacio.

El General Jarrín fue un constante crítico del gobierno que feneció en el 2017, por la actitud de ese régimen que se caracterizó por desprestigiar a las Fuerzas Armadas y, por ende, atentar contra la soberanía nacional.

Las cualidades intelectuales y morales del flamante Ministro de Defensa, redundarán en beneficio de las Fuerzas Armadas y, por tanto, en beneficio del país.

En los actuales precisos momentos es fundamental respaldar a los miembros de la Fuerza Pública –Fuerzas Armadas y Policía Nacionales-, para que cumplan con el deber patriótico de garantizar la integridad y tranquilidad de la República. Tomando en cuenta que en la década pasada se los ofendió y se pretendió denigrarlos y humillarlos.

Corresponde al Ministro implementar las acciones necesarias para que cuenten con los implementos mínimos indispensables a fin de que cumplan con su labor.

Estoy seguro, que el actual Ministro de Defensa, no permitirá que se vuelva a la inconsulta adquisición de equipos obsoletos o de pésima calidad; y, además, ordenará la investigación que permita la sanción de los responsables de hechos dolosos cometidos en la Institución.

Es público y notorio que las Fuerzas Armadas, no cuentan con transporte, helicópteros, lanchas, fusiles, etc. Para sus labores cotidianas.

Interesante rememorar que el Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica y la Procuraduría de México, habrían advertido al gobierno ecuatoriano, en años anteriores, respecto de la presencia de carteles de la droga y de organizaciones armadas en territorio nacional. Lamentablemente, el silencio cómplice, permitió que proliferen y que hoy el país sufra sus consecuencias.

Las oportunas rectificaciones que adopte el flamante Ministro de Defensa, serán aplaudidas por la sociedad ecuatoriana.

 

Login to post comments
You are here