FRANCISCO CARRION: EMBAJADOR DE INTELIGENCIA Y CULTURA SUPERIORES

Post 24 Diciembre 2017 By Fernando Borja Gallegos In Editoriales
Rate this item
(2 votos)

Por Fernando Borja Gallegos

Después de varios años en que representantes del Ecuador, con negligencia y constancia, se dedicaron a ofender a los organismos internacionales y a países tradicionalmente amigos, una buena noticia constituyó el nombramiento de Francisco Carrión, como Embajador del Ecuador ante el Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica.

Se debe destacar, que el anterior candidato no obtuvo el beneplácito del Gobierno Norteamericano, a pesar de las múltiples gestiones desplegadas para el fallido objetivo.

Francisco Carrión, funcionario de carrera, se desempeñó con eficacia y honorabilidad, honorabilidad no tan común en el mundo contemporáneo, en varios cargos del Servicio Exterior. Las múltiples ejecutorias de Francisco Carrión, ya como Canciller de la República, como Embajador, proporcionan seguridad al pueblo ecuatoriano de que su Embajador ante la Casa Blanca, representará con patriotismo las altas funciones encomendadas y obtendrá que se normalicen y estrechen las relaciones con el Gobierno y pueblo americanos.

En el mundo contemporáneo y, en general, desde siempre, las relaciones exteriores han servido para incrementar el comercio, cumplir objetivos de interés unilaterales o bilaterales, no como creen algunos desadaptados, de que esas relaciones entre Estados, son producto de afectos o desafectos personales entre Jefes de Estado, de Ministros o conexos.

Se infiere por tanto, que el nombramiento de Francisco Carrión, repercutirá no solo en el campo político, sino también en el campo económico, tan fundamental en el día de hoy, así por ejemplo, se incrementarán, estoy seguro, los contactos para mejorar las inversiones, se obtendrán beneficios arancelarios de Estados Unidos y de la Unión Europea, etc., etc.

Coincido con Francisco Carrión, en tanto en cuanto se refiere a que, “habiéndose solucionado el problema limítrofe del Ecuador”, compete al Ecuador concentrar su energía a fin de impulsar el incremento de las relaciones internacionales con todos los países, sin trasnochadas ideas del pasado, que solo aislaban al país del concierto internacional; y, por ende, implementará como ya afirmé, los contactos que repercutan en bienestar de todo el pueblo ecuatoriano.

No se debe descartar que dado el prestigio de Francisco, ese prestigio, facilite diálogos adicionales que afirmen el fundamento de que en el Ecuador no hay “ruptura o infracción de la Carta Política” y que se debe rechazar la pretensión de quienes sostienen lo contrario.

back to top