Banner

ENTRE LA CARCEL O LA DENIGRANTE FUGA

Post 11 Junio 2017 By Fernando Borja Gallegos In Editoriales

Por Fernando Borja Gallegos

Pese a la actitud de políticos irresponsables que adoptaron conductas conducentes para que se altere el ordenamiento jurídico, el pueblo civil y el pueblo militar desadvirtieron dichos actos y todo permaneció igual.

Pasó la época de la inestabilidad política a pesar de la corrupción profunda que se mantiene, la democracia existe, los derechos humanos se consagran.

Las Fuerzas Armadas cumplen con su deber y están al margen de la política partidista.

En estos precisos momentos, la mayoría de los ecuatorianos están atentos a los sucesos que se producen en medio de las crecientes tensiones entre diferentes grupos de poder. El inusual ataque, las implicaciones graves han marcado para siempre el estrepitoso fracaso de funcionarios reelectos para altas funciones del Estado que hoy esperan la cárcel o el denigrante exilio.

Parece que pasó la época de las decisiones tibias y de las contemplaciones, como sostuve en mi artículo cuyo título es “COLONIA PENAL O PARAISO DE DELINCUENTES”, publicado el 2 de junio del presente año. En Ecuador, Panamá, República Dominicana, Colombia, Perú, entre otros, el brazo de la ley atrapó a muchos de los involucrados en el denominado caso Odebrecht.

Sobre el particular, en mi artículo “EL TSUNAMI QUE PREOCUPA A LOS CORRUPTOS” publicado el 4 de enero de este año, destaqué que la Fiscal General de los Estados Unidos Loretta Lynch, decidió acabar con la corrupción en el mundo del fútbol cuando afirmó: “que nada ni nadie está por encima de la ley y que la justicia perseguirá a los que han delinquido sin tener en cuenta lo poderosos que sean”. Esta declaración fue el antecedente de las medidas que adoptó para poner en la cárcel a poderosos delincuentes.

El Fiscal General del Ecuador, doctor Carlos Baca Mancheno, al retornar de Brasil, la semana pasada, sostuvo que “hemos recolectado nuevas y fundamentales evidencias que permitirán que estos actos de corrupción sean sometidos a juicio y sus partícipes sean sometidos a la justicia”. Además, destacó que “las evidencias consisten en grabaciones de audio, de videos y abundante cantidad de documentos”.

Se infiere de lo expuesto, que a los individuos autores de delitos pesquisables de oficio, les espera la cárcel o el exilio.

 

Login to post comments
You are here